FacebookTwitterYoutube

Semana por la paz (Septiembre 12)

Sábado, 12 Septiembre 2015 08:38
Ha estallado la Paz. Ser constructores de paz nunca ha sido un plato fácil de digerir, Exige tener como actitud fundamental un amor incondicional, además de saber dirigirse a Dios como Padre. Por otra parte la paz que vino a traernos Jesús no supone la ausencia de conflictos y sufrimientos; no es como la del mundo. Pero merece la pena luchar por ella.
Jesús anuncia que los que trabajan por la paz, los que anuncian la paz, los que construyen la paz serán llamados «hijos de Dios». Para ver a quiénes se refiere Jesús, continuamos el Sermón del Monte, y encontramos dos claves importantes. En Mt 6,44-45 encontramos: «Amad a vuestros enemigos, rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre del cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos». Parece ser que los constructores de la paz tienen como actitud fundamental un amor incondicional, que es capaz de dar amor, aunque no sea correspondido, y más, que llegan a devolver amor a los que te brindan su rechazo y su odio. La otra clave tiene que ver, está claro, con la oración de los «hijos», el Padrenuestro. Los que trabajan por la paz «aprenden» a dirigirse a Dios como Padre. Los pacificadores saben, en momentos de dificultad, que tienen un Dios que está ya de su parte, al que no tienen que convencer de nada porque les ama porque sí. Al comenzar a orar ésa es su primera palabra: ¡Padre!, y se saben acompañados y preferidos por Él. Aquí arranca la paz. Y luego se van haciendo conscientes de que se puede «averiguar» cómo es su Padre, cuál es su nombre, porque su santidad consiste en escuchar el clamor de su Pueblo, conducirlo por el desierto, alimentarlo, darle agua para beber, recibir ese regalo de la Tierra Prometida, sentirse en Alianza con Alguien que les protege y les da a conocer su Ley, su voluntad... que no es otra que la felicidad del hombre. La voluntad de Dios se puede llamar «paz», y esa paz consiste en saber que cada día tendremos el pan que necesitamos, que recibiremos la pacificación de su perdón cuando respondamos a las agresiones con el perdón, que no nos deja caer en la tentación de renunciar a lo más profundo de nosotros (nuestra vocación profunda) y nos protege del Malo.

Medios

EN COMPARTIR VIVIMOS LA PAZ Archivos Compartir

Galería de imágenes

Publicado en NUESTRA VOZ
Sin eventos

Tu puedes cambiar vidas :: Programa padrinos

Contacto

Mayores Informes

  • Mutatá
    Hermana Amparo De Jesús Uribe Restrepo
    Teléfono: 857 8120

    Nueva Colonia
    Marina Pulgarin Echavarria
    Teléfono: 821 0043

    Arboletes
    Margarita Valencia Torres
    Teléfono: 321 826 9770

    Chigorodó
    Evelcy Oviedo Marimon
    Teléfono: 825 6524

    Currulao
    Doris Patricia Perez Areiza 
    Teléfono: 820 6615

    San Pedro de Urabá
    Mario Javier Osten
    Teléfono: 314 894 3616

    Carepa
    Elsa Gladis Mosquera Rivas
    Teléfono: 823 7965

    Turbo
    Diana Tirado Hernandez
    Teléfono: 822 2725

    Riosucio (Chocó)
    Hermana Ximena Ortiz Garzon 
    Teléfono: 3147007925

    Apartadó
    Maria Olga Loaiza Arias
    Teléfono: 828 2039

    Necoclí
    Saida Vargas Corrales
    Teléfono: 821 4835

    Direccion General: 

    Hermana Carolina María Agudelo Arango

    Teléfono: 828 2507

     

     

Este sitio web fue diseñado gracias al apoyo de Centro Nacional de Memoria Histórica, a través de su programa de Alfabetizaciones Digitales y del Programa de Fortalecimiento Institucional para las Víctimas, que cuenta con el apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el apoyo técnico de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Los contenidos y las opiniones expresadas en este sitio web son responsabilidad de sus autores y de las organizaciones participantes, y no necesariamente reflejan las opiniones del CNMH, de USAID, del Gobierno de Estados Unidos de América o de la OIM.